Trámites para dar de baja un coche

11/03/2019
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

Seguramente todo aquel que tenga un coche se ve obligado a darlo de baja alguna vez en su vida. Para que esto ocurra, existen razones muy variadas, como pueden ser: sufrir un siniestro total, trasladarse a otro país, comprar un vehículo nuevo y deshacerse del viejo o por una avería cuyo coste asciende a una cifra que no se puede o no merece la pena pagar, además de otros motivos personales. Dependiendo de la causa que proceda, se podrá optar por su baja de manera definitiva o temporal. Es clave diferenciarlos correctamente, ya que cada uno tiene distintas consecuencias y conlleva un procedimiento y una documentación diferente.

¿Qué es la baja de un coche?

La baja de un vehículo comunica a la DGT que se retira de la circulación de forma temporal o definitiva.
La baja de un vehículo es un trámite mediante el cual el titular comunica al registro de la DGT su retirada de la circulación, que puede darse de modo temporal o definitivo.
El trámite de baja es necesario y muy importante, ya que su abandono en la vía pública conlleva distintos tipos de problemas, como la contaminación medioambiental que supone o las multas de entre 600 y 600.000 euros. Además, darlo de baja conlleva beneficios como no tener que pagar (o pagar menos) impuestos o el seguro durante ese período.
El proceso puede parecer tedioso y complicado, pero lo cierto es que no plantea grandes dificultades, aunque sí es muy recomendable conocer todos los pasos que hay que realizar para llevarlo a cabo con éxito.
Hay que recordar que no se puede dar de baja un vehículo que tenga cualquier tipo de precinto, que habrá de cancelarse antes.

Baja definitiva

La baja definitiva es irrevocable y retira de manera definitiva al vehículo de la circulación, en caso de que su destino sea el desguace o se vaya a trasladar a otro país.
Este tipo de bajas se dan cuando el coche no se va a utilizar más o cuando se vaya a trasladar a otro país.
Es un trámite por el que se comunica al Registro de la DGT que se retira de la circulación un vehículo de manera definitiva e irrevocable, por tanto, cancelando los impuestos vinculados. No dar de baja a un coche cuya vida útil ya no se puede aprovechar supone diversos gastos, como son la ITV o el seguro obligatorio.

¿Qué documentación se necesita?

Los documentos que se deben presentar en el Centro Autorizado de Tratamiento (CAT) Centro Autorizado de Tratamiento para la baja en la DGT de vehículos, turismos y similares, furgones y furgonetas hasta 3.500 kg y vehículos de tres ruedas con cilindrada superior a 50CC son:

  • Solicitud de Trámites de Vehículos en impreso oficial, que se puede conseguir en el CAT o en la Jefatura de Tráfico correspondiente
  • Documentación del vehículo: permiso de circulación y ficha técnica o tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en vigor
  • Identificación del interesado:
    • Personas físicas: documento oficial como el DNI en vigor o su fotocopia, o bien el permiso de conducción español, el pasaporte y el NIE o la tarjeta de residencia
    • Personas jurídicas: Código de Identificación Fiscal (CIF), escritura de constitución, DNI del representante legal de la entidad y acreditación del representante
    • Menores o personas con incapacidad: datos, DNI y firma del padre, madre o tutor legal y documento que lo acredite

Los vehículos que se encuentren fuera de esa categoría deberán aportar también la tasa de tráfico en su modelo 971, salvo que la matriculación se diera hace más de 15 años o que aporten un certificado de tratamiento medioambiental del CAT.
Por su parte, para los vehículos agrícolas será necesario entregar un documento que acredite la baja en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola de la Comunidad Autónoma, a no ser que se haya realizado su acreditación de forma automática.
Si alguno de estos documentos se encontrara extraviado o hubiera sido robado, se debería presentar la declaración de extravío o la denuncia, respectivamente.
De estos trámites se puede encargar un representante del titular, en cuyo caso también habrá que aportar un modelo de autorización para la representación.
Sea como sea, el CAT se encargará de informar acerca de los documentos solicitados cuando se contacte con él.

¿Cómo dar de baja definitiva un coche?

En la actualidad, la baja definitiva de un coche puede ser llevada a cabo únicamente en los Centros Autorizados de Tratamiento (CAT), es decir, desguaces que cuentan con una autorización para actuar como “Centro Autorizado para la Tramitación Electrónica de Bajas de Vehículos”. Este proceso suele ser gratuito.
El interesado deberá contactar con un CAT, que se encargará tanto de las gestiones y de dar de baja en el Registro de la Dirección General de Tráfico como de la destrucción del coche cumpliendo con las normas medioambientales. Así, no se tienen que completar trámites con la DGT ni acudir a la Jefatura de Tráfico, lo que hace el proceso mucho más sencillo al contar con la ayuda del CAT.
Existe una excepción: la baja definitiva de los vehículos de época o históricos, con valor de colección o destinados a museos. En este caso, sí que habrá que acudir a las Jefaturas de Tráfico y resolver los trámites con la DGT.

Los pasos a seguir para la baja del vehículo son:

1. Entregar físicamente el vehículo en el establecimiento del CAT: casi siempre es el propio CAT el que se encarga de trasladar el coche en grúa desde donde esté estacionado, con lo que no supone ningún problema su mal estado (por ejemplo, en los casos de avería o siniestro) o que no tenga el seguro obligatorio o la ITV pasada.

2. Aportar la documentación necesaria: el CAT necesita la documentación mencionada previamente, que, para los casos más habituales (la propia persona física propietaria del coche acude a darlo de baja) se resume en la identificación del titular (DNI o su fotocopia), permiso de circulación del vehículo y su ficha técnica. En algunas ocasiones se podrían pedir otros documentos, como ocurre si el titular ha fallecido o si el coche pertenece a la empresa, entre otros ejemplos.

3. Rellenar y firmar la solicitud de baja definitiva: que es facilitada por el propio CAT, existiendo la opción de que la solicitud sea electrónica.

4. El CAT se encarga de deshacerse del coche: y de todos sus elementos cumpliendo la normativa medioambiental. Para turismos o similares, furgones o furgonetas hasta 3,5 Tm o vehículos de tres ruedas simétricas y cilindrada superior a 50CC, se emitirá un certificado de destrucción. Para el resto de vehículos, se emitirá el certificado de tratamiento medioambiental. Además, el CAT da de baja el coche en el Registro de vehículos de la DGT, anotándolo de manera electrónica.

5. Entrega de los justificantes por parte del CAT:

  • Justificante de baja definitiva: permite acreditar la baja y consecuente retirada de la circulación ante cualquier Administración. Su autenticidad puede comprobarse mediante un sistema de verificación online.
  • Certificado de Destrucción del vehículo: de obligada emisión para el CAT. Se presenta a las oficinas del ayuntamiento y a la aseguradora para dar de baja el impuesto de circulación (IVTM) y el seguro. Si ya se hubiera pagado el IVTM para el año completo, se puede pedir la devolución de la parte proporcional a los meses en los que el coche ya estará dado de baja (considerando que se paga por trimestres). Sin embargo, las compañías aseguradoras no suelen realizar devoluciones.

Baja definitiva por traslado a otro país

Si el motivo de la baja es el traslado a otro país, se debe considerar que son necesarios los siguientes trámites y documentos en la Jefatura de Tráfico:

  • Solicitud de Trámites de Vehículos en impreso oficial: identificación del interesado, como ocurre con el resto de bajas
  • Documentación del vehículo: permiso de circulación y ficha técnica o tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en vigor
  • Eliminar las cargas o precintos: si tuviera alguno
    Presentar una declaración responsable en la que conste que el vehículo no es un residuo

Este procedimiento puede hacerse desde el extranjero. Si la matriculación del coche se dio hace más de 15 años, no tiene coste, pero de no ser así habría que pagar una tasa que suele estar en torno a los 8 o 9 euros.

Baja temporal

La baja temporal permite retirar un coche de la circulación durante un período, ahorrando así el pago de gastos como el impuesto de circulación o el seguro. Los motivos pueden ser variados, pero destacan el robo del vehículo o la entrega a un compraventa.
La baja temporal es un trámite que notifica a la DGT de que el vehículo se retira de la circulación temporalmente.
Los motivos pueden ser muy variados y suelen ser personales, como cuando el propietario se va del país durante un período considerable, cuando no vaya a utilizar el vehículo durante una temporada y quiera ahorrar o porque tenga una avería que haya que arreglar y a la que no se pueda enfrentar en ese momento. También se da cuando se entrega el vehículo a un compraventa mientras se da el cambio de titularidad, y otro de los motivos más comunes es el robo del vehículo, en cuyo caso se suele comunicar la baja con la denuncia del mismo.
En caso de no utilizar el coche durante un tiempo, con la baja temporal se puede ahorrar dinero, puesto que no se tienen que enfrentar gastos como el seguro del coche, los impuestos de circulación (IVTM), ni la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en regla.
Con la baja temporal es necesario que el coche no circule ni esté estacionado en la vía pública, ya que se podría considerar como abandono y conllevar multas. Por ello, debe quedarse en un garaje, ya sea público o privado, hasta que se le vuelva a dar de alta.

¿Cómo dar de baja temporal un coche?

El trámite de la baja temporal debe solicitarse en la Jefatura de Tráfico de la provincia Dirección General de Tráfico que corresponda (es decir, la del domicilio legal o la de matriculación del vehículo) y rellenar el formulario impreso de solicitud de baja. Para ello, es necesario pedir cita previa online a través de la Sede Electrónica o llamando al 060.
La documentación necesaria es la siguiente:

  • Solicitud en impreso oficial, facilitada en la propia Jefatura de Tráfico. Hay que rellenarla como se indique
  • Justificante de pago de una tasa (la tasa 4.1 de Tráfico, que en la Jefatura solo se puede pagar con Tarjeta, existiendo una opción de pago online o en entidades bancarias adheridas) que ronda entre los 8 y los 9 euros (en 2017 eran 8,40€). Si la baja se tramita por sustracción o robo, el trámite es gratuito, pero hay que presentar la denuncia o su fotocopia. En caso de robo, la baja normalmente es comunicada por las autoridades tras realizar la denuncia, pero se recomienda que el propio titular realice este trámite, entre otras cosas, para tener el justificante de baja y presentarlo, por ejemplo, a la aseguradora
  • Identificación del interesado: al igual que ocurría con la baja definitiva
  • Personas físicas: DNI en vigor o su fotocopia, o bien el permiso de conducción español, el pasaporte y el NIE o la tarjeta de residencia
  • Personas jurídicas: Código de Identificación Fiscal (CIF), escritura de constitución, DNI del representante legal de la entidad y acreditación del representante
  • Menores o personas con incapacidad: datos, DNI y firma del padre, madre o tutor legal y documento que lo acredite
  • Documentación del vehículo: permiso de circulación y ficha técnica o tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en vigor

Los vehículos agrícolas también deben entregar el justificante de baja en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola de la Comunidad Autónoma correspondiente.
Cuando se haya formalizado el trámite, Tráfico retendrá la documentación del vehículo, de manera que no pueda circular durante su baja.
Si existiera algún precinto, debería cancelarse para poder realizar estos procedimientos.

¿Cómo hacer que un coche con baja temporal vuelva a circular?

No existe un plazo máximo para mantener en baja temporal un vehículo, pero durante este tiempo no se puede circular por ninguna vía pública ni por terrenos privados por los que pueda circular cualquiera (por ejemplo, el parking de un centro comercial). Si se hiciera esto, la multa puede alcanzar los 500 euros.
Para volver a circular con ese coche será necesario hacer lo siguiente:

  • Presentar una solicitud de cuestiones varias explicando el caso en la Jefatura de Tráfico. Si el motivo no ha sido sustracción, habrá que abonar de nuevo una tasa de 8 euros.
  • Acreditar que el coche tiene la ITV en regla, para lo cual, si estuviera caducada, habría que llevarlo a la inspección antes de acudir a Tráfico. Como no puede circular al estar dado de baja, será necesaria una grúa.

Si se trata de vehículos agrícolas, habrá que entregar el alta en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola de la Comunidad Autónoma.
Con todo ello, se debe volver a activar el seguro y el coche podrá circular con normalidad.

Redactora especializada en Tecnología, Innovación y Motor

Te recomendamos

  Cómo obtener un licencia de concesionario para la compra venta de vehículos
  ¿Es rentable comprar y vender coches en España?
  Requisitos para montar un negocio de compraventa de coches de segunda mano en España