¿Qué hacer si recibo un coche en herencia?

11/03/2019
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

Ante el reparto de bienes de un fallecido pueden darse muchos casos, dependiendo de si ha dejado constancia del mismo en un testamento o no. Sea como sea, al heredar un coche hay que realizar una serie de trámites, pagar ciertos impuestos y aportar alguna documentación necesaria para finalizar el proceso.

Heredar coche si no hay testamento

Si el fallecido no dejó testamento, se debe hacer una Declaración de Herederos, que en la mayoría de casos considera herederos a sus descendientes por partes iguales.
Puede darse el caso de que el fallecido no dejara constancia por escrito de su última voluntad. En este caso, serán los descendientes quienes se consideren como herederos a partes iguales, sin que esto suponga perjuicio a los derechos legitimados que corresponden a su cónyuge. Así, los bienes se reparten de forma proporcional siguiendo los criterios establecidos por la ley que corresponda. Si no hubiera cónyuge ni descendientes, los herederos serían los siguientes familiares más directos.
Al tratarse de una herencia intestada, se hace necesaria la declaración de herederos ante un notario, que siempre intentará respetar las decisiones de los propios familiares de manera justa. Esto es necesario aunque solo exista un beneficiario, ya que es imprescindible para otorgarle a la persona la condición de legatario. Es por este documento por el cual se realiza el reparto de los bienes a los nuevos titulares.

Heredar coche si no está en el testamento

Si en el testamento no se determina para quién es el coche, se reparte entre quienes corresponda. A veces será necesario que los propios herederos lleguen a acuerdos, si quieren evitar otros trámites legales.
Si existe un testamento pero en él no se especifica quién es el heredero del vehículo, no es posible que uno de los beneficiarios lo herede en exclusiva, sino que se repartirá entre quienes corresponda la parte adjudicada a cada uno. Aquí también son necesarias las escrituras de aceptación de herencia ante notario.
Si no se determinara el beneficiario del vehículo, quien cargara con la custodia provisional del mismo debería comunicarlo en Tráfico en un plazo máximo de 90 días tras el fallecimiento del antiguo dueño. Realizará los mismos trámites que un cambio de titularidad habitual en caso de herencia, pero en el registro de vehículos se hará una anotación específica que indica que queda en poder de una persona en concreto hasta que se complete su adjudicación hereditaria.
También puede ocurrir, por ejemplo, que un heredero quiera utilizarlo y otro desee vender el coche. Cuando en este tipo de casos no se está de acuerdo, en un primer momento debe intentar resolverse la situación con un acuerdo entre los propios herederos. Una opción puede ser que uno compre la parte que le corresponde al otro o que negocien la propiedad de otro bien heredado en su lugar. En este proceso, un notario puede ser de gran ayuda en el reparto, buscando la mayor equidad posible.
Si el conflicto no se resolviera, podría solicitarse al juzgado la venta judicial, a la que los herederos no se pueden oponer y que requiere de trámites legales ante los tribunales, con lo que el proceso se complica más.

Heredar coche si está en el testamento

Si el coche queda reflejado en el testamento pero no se determina para quién, se reparte de manera proporcional. Si se indica el heredero, este será el beneficiario siempre que acepte la herencia.
El caso más sencillo es cuando el fallecido ha dejado su testamento escrito. Aquí pueden darse dos casos.
Puede ocurrir que se haya determinado a quién le corresponde cada uno de los bienes, entre ellos, el coche. En este caso, debe realizar los trámites necesarios (como cambiar la titularidad) y ya pasará a ser de su posesión.
Si el coche se menciona en la herencia pero no se determina para quién es, se repartirá de manera proporcional (excepto si solo hay un heredero, en cuyo caso se llevará su totalidad). En este caso se hace una partición de bienes o se vende y se reparte la ganancia.

¿Qué trámites hay que hacer para heredar un coche?

El beneficiario debe llevar a cabo una serie de trámites como el cambio de titularidad y la transferencia. También hay que pagar ciertos impuestos y tasas.
Cuando alguien hereda un vehículo, debe realizar diversos trámites y aportar la documentación necesaria para que se haga efectiva esta transmisión. Para ello, debe solicitar la transmisión del coche en los 90 días posteriores al día en que se le haya determinado como adjudicatario. Se debe tener presente que para ello hay que pedir cita en la Jefatura de Tráfico, bien sea por su web (www.dgt.es) o por teléfono (número 060).
Los pasos a seguir son los siguientes:

    1. Solicitar un Certificado de Defunción en el Registro Civil del lugar donde falleciera el propietario del vehículo. Es gratuito y deben pedirlos los herederos.

    2. Una vez hayan pasado 15 días hábiles desde el fallecimiento, se solicita el Certificado de Actos de Última Voluntad en el Registro Civil, en las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia o por Internet. Para ello, es necesario presentar el Certificado de Defunción y pagar una tasa que ronda los 4€. En caso de que el fallecido no hubiera dejado testamento, en vez de este paso, habría que considerar que el notario realice la Declaración de Herederos (si se trata de cónyuge, ascendente o descendente) o el Acto Judicial de Derechos Herederos (si es otro familiar, como hermano, sobrino, primo, etc.).

    3. Pagar el Impuesto de Sucesiones: se trata de una tasa que se paga al heredar un bien y que varía en cada comunidad autónoma, con lo que la cantidad puede ser muy diferente de un lugar a otro. Cuando el heredero o los herederos tengan el testamento del fallecido o el Certificado de Actos de Última Voluntad, deben ir a la delegación de Hacienda de esa comunidad autónoma y pagar el porcentaje que corresponda sobre el total de lo heredado (es decir, no solo sobre el vehículo).

    4.Cambio de la titularidad en Jefatura de Trafico: para ello, se necesita aportar los siguientes documentos:

    • DNI, pasaporte o tarjeta de residencia del interesado.
    • DNI original del fallecido o fotocopia compulsada.
    • Certificado de Defunción.
    • Escrituras de herencia que indique que el vehículo lo hereda el beneficiario. Puede ser el testamento o la Declaración de Herederos.
    • Documentación del automóvil.
    • Justificante de pago del Impuesto de Sucesiones.

También se debe pagar la tasa de cambio de titularidad del vehículo, que ronda unos 54 euros aproximadamente y, al realizarse en la Jefatura de Tráfico, solo se puede pagar con tarjeta. Por último, en el Ayuntamiento habrá que pagar el impuesto de circulación.

¿Qué hago si no quiero el coche heredado?

Si el heredero no quiere hacerse cargo del coche, puede renunciar a la herencia (aunque no se puede repudiar parcialmente) o aceptarlo y venderlo tras el cambio de titularidad.

¿Puedo renunciar al coche heredado?

Las herencias se pueden aceptar o repudiar, pero esto no puede darse de manera parcial ni con condiciones. Es decir, no se podría rechazar solo el coche y aceptar el resto, sino que la renuncia implica quedarse sin ninguno de los bienes contemplados en la herencia. Además, tanto la aceptación como la renuncia son actos irrevocables. Así, es necesario pensar muy detenidamente qué es más conveniente.

¿Puedo vender un coche heredado?

Si no se desea conservar el coche obtenido en la herencia, o simplemente se quiere conseguir algo de dinero y evitar los gastos que este pueda suponer, una opción es vender el coche Esto es posible siempre y cuando se haya completado antes el cambio de titularidad tal y como se ha explicado previamente. Entonces, el coche será propiedad del heredero, sin ninguna diferencia.

Responsable de operaciones de Coches55. Apasionado del motor, las motos, viajar y la fotografía. Empecé mis andaduras en el mundo del motor con un Peugeot 106 y una KTM.

Te recomendamos

  ¿Qué hacer si recibo un coche en herencia?
  Trámites para dar de baja un coche
  ¿Qué es la reserva de dominio de un coche?