¿Qué es la reserva de dominio de un coche?

11/03/2019
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

Ante la compra de un coche nuevo, uno de los principales problemas que se presenta es la forma de pago, pues, al tratarse de unos precios bastante elevados, lo más habitual es que se tenga que recurrir a la financiación o al pago por plazos, firmando un contrato con entidades de crédito o financieras. En muchas ocasiones no se lee con detenimiento este documento que se firma, por lo que no todo el mundo es consciente de que la mayoría de estos acuerdos van ligados a lo que se denomina como “reserva de dominio”. Esta impide que el comprador sea el verdadero propietario del bien hasta su pago total y la eliminación de esta reserva.

¿Qué es la reserva de dominio en un coche?

La reserva de dominio es una herramienta jurídica por la que la entidad financiera se reserva la propiedad del coche hasta que se completen los pagos a plazos y esta sea retirada.
La reserva de dominio es un término muy común en las operaciones de financiación y pago a plazos. Se trata de una herramienta jurídica por la cual la entidad financiera o bancaria con la que se firma mantiene la propiedad del bien tratado, en este caso un coche, y no cederá los derechos plenos de propiedad sobre el mismo hasta que se haya finalizado el pago completo. Así, mediante esta cláusula, se determina que durante el período de pago a plazos, la entidad no transmite la propiedad y dominio del bien. Durante este tiempo, lo que ocurre es una transmisión de la posesión y el uso.
Para que esta cláusula esté en vigor, la entidad financiera debe haberse encargado de realizar una anotación en el Registro de Bienes Muebles. Para que el comprador pase a ser el propietario del mismo se debe finalizar el pago y anular expresamente esta anotación de reserva de dominio. Si no se cancela, aunque el coche esté pagado, la reserva de dominio sigue siendo efectiva y, por tanto, el dominio lo mantiene la entidad financiera.
En caso de que no se pueda hacer frente al pago, la empresa que lo haya financiado se queda con el coche, considerando que, por el momento, es de su propiedad.

¿En qué me afecta la reserva de dominio? ¿Puedo vender mi coche si la tiene?

Un coche con reserva de dominio no se puede vender, regalar, subrogar ni dar de baja porque la propiedad y dominio son de la entidad financiera.
La reserva de dominio impide al conductor vender, subrogar, regalar o dar de baja el coche, basándose en el principio de que hasta la derogación de la cláusula no es su propietario.
No se puede comprar ni vender un coche sujeto a la reserva de dominio, debido a que esta imposibilita el cambio de titularidad en Tráfico.
Como compradores, es muy importante conocer las cargas que recaen sobre el vehículo y si tiene o no reserva de dominio.Hasta que no se hayan confirmado estos dos aspectos, no se debería firmar el contrato ni efectuar el pago al vendedor.
Como vendedores, es necesario levantar la reserva de dominio. Si no se puede realizar porque no se ha finalizado el pago, no será posible vender el coche, ya que sigue siendo pertenencia de la entidad. Por ello, se debe acudir al Registro de Bienes Muebles y realizar los trámites oportunos con vistas a poder proceder al trámite de venta. También es recomendable revisar sus vicios ocultos.

Por todos estos impedimentos que supone, siempre que se hayan pagado todos los plazos es aconsejable eliminar las anotaciones como esta cláusula, porque a pesar de que supongan un pequeño desembolso en ese momento, probablemente ahorren muchos futuros problemas y complicaciones. Es mejor asegurarse el pleno derecho sobre el automóvil.

Trámites para cancelar la reserva de dominio en un coche

El propio comprador tiene que cancelarla expresamente solicitando documentos como la nota simple o la carta de pago original y pidiendo el levantamiento de la reserva. Este proceso puede durar varias semanas. La reserva de dominio no es eliminada automáticamente tras el período de pago y la consecuente amortización de lo prestado, sino que el comprador debe encargarse de su cancelación expresa para disponer de plenos derechos sobre el coche. Estos trámites se pueden encargar a una gestoría o realizarse personalmente, en cuyo caso los pasos a seguir serán los siguientes:

  • Tener a mano el contrato de financiación del coche firmado con la entidad financiera o bancaria. En caso de no disponer de él, se puede pedir en una Jefatura de Tráfico un informe con un número que permite detectar cuál fue la entidad con la que se formalizó.
  • Acudir al Registro de Bienes Muebles provincial de la ciudad de matriculación del vehículo y solicitar una nota simple.
    Esto también se puede hacer por Internet si se cuenta con DNI electrónico y firma digital.
  • Solicitar a la entidad financiera o bancaria una carta de pago original,
    que demuestra que el vehículo está pagado. Para ello, hay que facilitar la nota simple y los datos personales, y puede tardar entre 2 y 4 semanas.
    La entidad enviará una carta de cancelación en un período de entre una semana y 10 días. Esta suele cobrarse, con un precio que puede estar entre los 10 y los 80 euros.
  • Acudir en persona al Registro de Bienes Muebles y pedir el levantamiento de la reserva de dominio. Para ello, se necesita llevar la carta de pago, la carta de cancelación, la documentación del vehículo, el documento de identificación (DNI o pasaporte) y un justificante del pago de las tasas. Aunque suele ser más lento y puede suponer algún problema, también se puede hacer por correo enviando la misma documentación, o por mensajería e incluyendo los datos personales, firma, fotocopia del DNI o pasaporte, fecha y autorización original para quien lo entregue.

Habrá que esperar unos 15 días hasta que el Registro lo actualice y cancele la reserva de dominio del coche.Entonces, es aconsejable acercarse a una Jefatura de Tráfico DGT para comprobar que los tramites se han realizado correctamente y que el coche se encuentra al nombre del comprador.
Como se puede observar, este proceso puede durar varias semanas. En cuanto a los gastos que conlleva, suelen ser obligación del comprador por el acuerdo realizado a la hora de firmar el contrato.

Cómo saber si mi coche tiene una reserva de dominio

Para saber si un coche tiene reserva de dominio hay que solicitar un informe a la DGT o acudir al Registro Central de Bienes Muebles donde se matriculó.
Existen distintos casos en los que es útil informarse sobre la vigencia o no de esta reserva en un vehículo concreto. Puede que haya pasado el tiempo desde el inicio de la financiación del coche y que la lectura del contrato fuera superficial, con lo que es probable que su comprador no tenga muy claro si está sujeto a esta cláusula. Es de igual modo interesante para los compradores de coches de segunda mano, ya que les impediría poner el coche a su nombre.
Para saber si un coche tiene reserva de dominio hay que solicitar un informe a la DGT, vía online o presencial, para lo cual se necesita el número de matrícula y abonar un importe de unos 6 euros. Otra posibilidad es consultarlo en el Registro De Bienes Muebles de la provincia donde se matriculó el coche.
Este informe aporta muchos datos útiles acerca del vehículo además de la reserva de dominio, como puede ser la existencia de renting, leasing, embargos, hipotecas mobiliarias y otras cargas administrativas.

Redactora especializada en Tecnología, Innovación y Motor

Te recomendamos

  Cómo obtener un licencia de concesionario para la compra venta de vehículos
  ¿Es rentable comprar y vender coches en España?
  Requisitos para montar un negocio de compraventa de coches de segunda mano en España