Qué es el Impuesto de transmisiones patrimoniales de un vehículo

12/02/2019
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

En las operaciones de compraventa de vehículos de segunda mano entre particulares también es necesario el pago de impuestos. En este caso no se aplica el IVA, pero, en sustitución, se encuentra el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, más conocido como ITP.

¿Qué es el ITP?

El ITP es un impuesto indirecto que se paga al hacer una transmisión de bienes o derechos entre particulares.
El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, más conocido por sus siglas ITP o ITPAJD, es un tributo de carácter indirecto que se contempla cuando se realizan, a cambio de una cantidad monetaria, transmisiones de bienes o derechos entre particulares. Estos son habitualmente trámites de compraventa en los que, precisamente por ser entre particulares, se paga el ITP en vez del IVA.
Quien debe pagarlo es aquel que reciba el bien o derecho, es decir, el comprador, y se le considera sujeto pasivo.
Este impuesto se paga a la comunidad autónoma, que es la que se ocupa de su recaudación. Así, los porcentajes pueden variar dependiendo del lugar de residencia del comprador (por ser el sujeto pasivo).
Algunos de los ejemplos más comunes en los que se aplica este impuesto son la compra de viviendas (y su alquiler) o de vehículos de segunda mano, siempre que sean entre particulares, y las ampliaciones de capital.

¿Qué operaciones grava el ITP?

El ITP grava las transmisiones patrimoniales onerosas (entre las cuales se encuentra la compraventa de coches de segunda mano entre particulares), las operaciones societarias y los actos jurídicos documentados.
El ITP se encarga de gravar tres tipos de operaciones:

    • Transmisiones patrimoniales onerosas de cualquier naturaleza:

Como ocurre con los típicos ejemplos de compraventa de viviendas o coches de segunda mano entre particulares. Este se aplicará siempre que estos trámites ocurran en territorio nacional o puedan formalizarse o deban cumplirse en él, o bien sean en territorio extranjero pero el sujeto pasivo resida en España. El precio variará en función de la comunidad autónoma, pero para estos casos suele situarse entre el 4% y el 10%.

    • Operaciones societarias:

Son aquellas vinculadas a hechos propios de sociedades de territorio nacional, como la constitución, fusión, incremento o disminución de capital o escisiones y disoluciones.

    • Actos jurídicos documentados:

Se aplica para documentos mercantiles, administrativos o notariales, como pueden ser escrituras, letras de cambio, etc. Para ello, deben formalizarse en España o, si se hubieran completado en el extranjero, tener consecuencias en el territorio nacional.
No puede darse que una transmisión determinada sea sujeta a este impuesto con motivo de dos de estos tipos simultáneamente.

¿Cómo, cuándo y dónde se paga?

Al estar cedido a las comunidades autónomas, se paga en la Delegación de Hacienda Pública que corresponda en el período de 30 días.
El ITP es un impuesto del Estado pero que está cedido a las distintas comunidades autónomas, que son las que se encargan de aplicarlo. Es por este motivo por el cual se debe pagar en la Delegación de Hacienda Pública de la comunidad correspondiente.
El plazo para abonarlo es de 30 días hábiles después de realizar la operación de compra o firma del contrato.
Para completarlo, será necesario llevar el DNI como documento identificativo y los documentos públicos o contratos firmados, bien sean originales o su copia.
En el caso de los coches de segunda mano, el formulario que se debe completar es el modelo 620 de la AEAT y el precio depende de un porcentaje sobre el precio real del automóvil.

¿Cómo se calcula el ITP de un coche?

El ITP varía en función de distintos factores como la comunidad autónoma, el valor del vehículo o su depreciación.
Para realizar los cálculos se deben conocer varios datos: valor fiscal del vehículo, gravamen de la comunidad autónoma que corresponda y porcentaje de depreciación del coche.

    • Valor fiscal del vehículo:

Es de fácil consulta en el BOE a partir de datos básicos como modelo, potencia o fecha de matriculación. Si no apareciera, es posible solicitar este dato a Hacienda.

    • Gravamen de la comunidad autónoma:

Se puede averiguar en las páginas web de cada comunidad, aunque suele situarse entre el 4% y el 10%.

    • Porcentaje de depreciación:

Es un dato que también se puede conseguir en el BOE.

Con todo ello, para conocer el ITP se debe realizar el siguiente cálculo:

[Valor fiscal x (Depreciación/100)] x (Gravamen/100)

Si el precio de compra es inferior a la base imponible del bien, el ITP se calcula en función del valor mínimo, esto es por la base imponible. Si fuera superior, se tomaría como referencia el precio de compra.

Redactora especializada en Tecnología, Innovación y Motor

Te recomendamos

  Requisitos para montar un negocio de compraventa de coches de segunda mano en España
  PLAN MOVES 2019: todo lo que necesita saber para pedir las ayudas
  ¿Cuales son los beneficios de comprar lotes de coches?