Vender coche por Internet: Puesta a punto

12/02/2019
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

Si quieres vender tu coche y has considerado que, según su depreciación y la demanda actual, es el mejor momento para hacerlo, deberías tener en cuenta algunos consejos y prepararlo para conseguir el mejor precio posible, haciéndolo atractivo para su venta.

Fijar el precio al vehículo

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es el precio al que lo queremos vender. Actualmente nos encontramos en internet que cada vendedor pone un precio muy distinto a la hora de vender su automóvil, aún siendo el mismo modelo y con unas condiciones del mismo muy parecidas. Es destacable ser realista a la hora de valorar un coche, ya que son productos que sufren una alta devaluación con el paso del tiempo.
Lo primero que debemos hacer es una comparativa de los distintos precios que se ofrecen por internet del mismo coche que el nuestro, es decir, mismo modelo, motor, antigüedad, kilometraje…

Una vez tenemos un precio medio debemos considerar la urgencia o necesidad que tenemos a la hora de venderlo. Si nos urge es normal bajarle el precio para ser más atractivo a los posibles compradores, en cambio, si no tenemos ningún tipo de necesidad, podemos mantener un precio más elevado, pero siendo coherentes, ya que cuanto más tiempo pase el coche sin vender, más bajará su precio en el mercado.
Desde Coches55 recomendamos ser coherentes a la hora de fijar un precio al vehículo, ya que por mucho dinero que hayamos invertido en este producto, el paso del tiempo y de las tecnologías hace inevitable que el valor vaya a la baja.
Actualmente nos encontramos vehículos que con una equipación de serie, tiene más prestaciones que modelos que se adquirieron con las mejores “full equipe” años atrás.
Por último, siempre recomendamos consultar con algún mecánico de confianza, ya que estos tienen muchos conocimientos del mercado de segunda mano y que precios pueden ser competitivos a la hora de vender nuestro vehículo.

Revisión, modificaciones o cambio de piezas

Una vez hemos fijado un precio razonable para ofertar en internet, tendremos que tener el coche en el mejor estado posible, dentro de las necesidades básicas hasta las posibilidades económicas. Lo más importante es el estado del coche, por lo que el primer paso consistirá en hacer una revisión: comprobar la presión de los neumáticos, el nivel de aceite y de los líquidos de frenos, limpiaparabrisas y refrigeración, etc.

Existen cierto tipo de reparaciones que aparecen con el paso del tiempo y el uso del automóvil, como es el caso de la distribución, embrague o discos de freno. Si queremos que obtener una venta rentable, seguramente el comprador exija que las condiciones del coche, así como estas piezas, esten en las mejores condiciones posibles, ya que su sustitución conllevan un gasto añadido.

Para finalizar este aspecto lo podremos resumir en que cuanto menos dinero tenga que invertir el posible comprador en un futuro, más elevado será el precio que esta dispuesto a pagar por el coche. Si tenemos a un mecánico de confianza que nos puede hacer este tipo de acciones y a un precio más asequible, obtendremos unas mejores condiciones frente al resto de vendedores.

Limpieza

Es sabido que toda persona, cuando adquiere cualquier producto, valora mucho el estado en el que se encuentra y que la imagen sea la más idonea posible. Por ese motivo el vender un coche de segunda mano que se observe cuidado y limpio es un aliciente a la hora de encontrar comprador. Hay que tener en cuenta estos factores.

Limpiar por fuera

Los lavados periódicos influyen en el aspecto y el estado del coche, pero su limpieza exterior es fundamental para conseguir un buen precio por su venta.

Para comenzar, podemos intentar arreglar los desperfectos que pueda tener el coche, bien pasando por un taller si es más visible o mediante métodos de reparación con productos específicos si se trata de pequeños rasguños.

Una de las partes más “conflictivas” son los bajos del coche, ya que son los que más expuestos quedan a la suciedad durante la conducción. Podemos empezar por las llantas. ¿El motivo? Necesitan productos más fuertes que pueden empeorar el brillo y el color y que podrían afectar a la limpieza de otras zonas si las hubiéramos tratado previamente.

Es entonces cuando podemos pasar a limpiar el resto de la carrocería y sin olvidar los pequeños detalles como pueden ser los logotipos, las matrículas o los faros. Si fuera necesario, consideraríamos aplicar una capa de cera a la pintura del coche para mejorar notablemente su aspecto. Finalizaríamos la limpieza con los cristales por la parte exterior, utilizando los productos específicos adecuados.

Limpiar por dentro

Desde luego, lo más visible de un coche es la parte exterior, pero no debemos olvidar de limpiarlo a fondo por dentro.

Lo primero siempre será despejar el interior de todos los objetos que hayamos ido dejando ahí, ya que dificultarán la limpieza, como pueden ser papeles, discos, monedas… Si algo debe quedarse en el coche, lo mejor será colocarlo en el compartimento correspondiente. Ya de por sí este orden da una imagen de limpieza, pero hay que continuar tratando nuestro coche. Para ello, deberíamos utilizar el aspirador, que nos permitirá acabar con los restos de, por ejemplo, comida, la suciedad que haya entrado a través de nuestros zapatos o el polvo que haya en el habitáculo.

Hay que hacer especial hincapié en los asientos, las bandejas y compartimentos, los cuales a menudo solemos olvidar, pero que pueden marcar la diferencia. Una buena idea es comenzar por la bandeja portaobjetos y los asientos traseros, para pasar después a los delanteros. Si los asientos son abatibles, puede aprovecharse esta característica para limpiar en profundidad hasta el último rincón. En cuanto a las alfombrillas, lo mejor es quitarlas para limpiarlas con mayor facilidad, pudiendo utilizar agua o productos específicos, en función del material con el que se hayan fabricado.

También debemos limpiar zonas como el salpicadero (para lo cual existen sprays específicos, aunque servirá también con una toalla humedecida), las palancas y mandos, etc. Si ya que estamos de limpieza decidimos que nuestro coche quede impecable, partes a las que prestar atención son el freno de mano, los anclajes de los cinturones o las rejillas. Finalizaremos la limpieza con el maletero y los cristales por la parte interior.

Documentación

Además, aunque el comprador, concesionario o centro de compra realice su propia revisión, necesitarás demostrar que tu vehículo ha sido tratado con el debido cuidado. Una de las mejores pruebas para certificar este uso es la documentación del auto de la que dispongamos, de manera que verifique su historial y estado actual, estando todo en regla. Por ejemplo, se hace esencial que hayamos pasado correctamente los controles de la ITV que nos marca la DGT, que nuestro coche tenga el permiso de circulación y el último impuesto de circulación, que esté al corriente de pago de los impuestos que correspondan, que tenga seguro, etc.

Tenemos que localizar el libro de mantenimiento con todas las revisiones expresadas en él, y también las facturas de mantenimientos, arreglos, revisiones y reparaciones. Esto implica un acto de transparencia y demuestra que el historial mecánico de nuestro auto es el adecuado, por lo que una buena idea para mostrarlo con mayor facilidad es organizarlos cronológicamente y corroborando que cada acto de mantenimiento se realizó en el momento que constaba.

Si recibimos alguna pregunta acerca de nuestro vehículo, debemos responderla de forma clara y explicando la situación real, lo que supondrá un aumento de la confianza por parte del comprador.

Una garantía de calidad siempre es un valor añadido a la hora de comprar un automóvil, por lo que ofrecer estas documentaciones hará que los trámites sean más rápidos. Si decidimos venderlo a un concesionario o establecimiento autorizado, ellos realizarán, de igual modo, las revisiones oportunas, por lo que supone una mayor tranquilidad para el que vaya a ser el próximo dueño de nuestro coche.

Redactora especializada en Tecnología, Innovación y Motor

Te recomendamos

  Requisitos para montar un negocio de compraventa de coches de segunda mano en España
  PLAN MOVES 2019: todo lo que necesita saber para pedir las ayudas
  ¿Cuales son los beneficios de comprar lotes de coches?