¿Cuándo comprar un coche de segunda mano?

24/12/2018
Facebook
Twitter
INSTAGRAM

Hay vehículos de ocasión que se ajustan a todo tipo de conductores. Cada caso debe ser estudiado en profundidad antes de tomar la decisión, pero existen situaciones en las que todo apunta a la compra de un auto de segunda mano como mejor alternativa. Siempre es recomendable seguir los consejos que nos da la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). A continuación se presentan algunas de ellas para ampliar esta información.

Cuando nuestro presupuesto es ajustado

Es bien sabido por todos el gran desembolso que supone comprar un coche nuevo, con la consecuente financiación y los altos gastos que conlleva. Esto, al contrario que ourriría con los vehículos de segunda mano, nos ata a pagar los gastos durante un determinado número de años, algo que podríamos no afrontar. Si nuestro presupuesto para comprar un vehículo es limitado, decantarse por estrenar un automóvil es una opción que deberíamos descartar. Esto no necesariamente implica que tengamos que renunciar a las garantías de realizar nuestra compra a través de un concesionario o de una empresa autorizada, debido a que suelen contar con una sección de vehículos de ocasión para mantener la misma seguridad en la transacción que si compráramos un coche nuevo

Si necesitamos el coche con gran urgencia

Puede haber múltiples situaciones por las que nos veamos prácticamente obligados a contar con un coche en un plazo de tiempo mínimo. Imagina que te llega una oferta de trabajo, pero el transporte público hasta la oficina es extremadamente lento o, incluso, inexistente. En ese caso, la única manera de aceptar el puesto sería contando con un coche, y la forma más rápida de conseguir uno es en el mercado de segunda mano. Esto no implica que tengas que tomar la decisión en el mismo instante, ya que siempre es necesario comparar los precios y características que nos ofrece cada uno, pero el proceso y el pago siempre son más inmediatos en este tipo de compras.

Cuando el uso que hacemos del coche es ocasional o mínimo

Si no acostumbramos a utilizar el coche de manera habitual, el gasto que supone la compra de uno nuevo no merece la pena. En ello también influye los kilómetros que vayamos a hacer, ya que con un uso ocasional serán mínimos y no tendrá apenas repercusión el uso previo que haya sufrido el coche.

Cuando se trata del coche de alguien de confianza

Puede que, tal vez incluso sin buscarlo, se nos presente la ocasión de comprar un vehículo usado. Cuando una persona conocida está pensando en vender su coche, normalmente suele ofrecérselo a las personas de su entorno. En este caso, podemos asegurarnos de que el coche está en buenas condiciones y que el precio es justo e incluso tendremos un descuento extra. A pesar de ello, deberíamos solicitarle la documentación necesaria y hacer una revisión al automóvil para comprobar que todo está en orden.

Cuando somos conductores nóveles o jóvenes

Los coches de segunda mano son una alternativa muy habitual entre los conductores nóveles o los más jóvenes. Esta idea se fundamenta en, principalmente, la capacidad económica de estos compradores, que es bastante reducida debido a su situación (suelen estar estudiando o en sus primeros trabajos, por lo que normalmente no cuentan con ingresos relevantes). Además, cada día mejora la relación calidad-precio en este mercado y existe más variedad de modelos, con lo que no supone grandes limitaciones. Si te acabas de sacar el carnet de conducir, un coche de segunda mano es la mejor elección es un vehículo de ocasión, debido a que puedes aprender sin grandes costes y los posibles daños que sufra el coche no lo devaluarán tanto como a uno nuevo. No debemos, sin embargo, renunciar a la seguridad, que es todavía más importante durante nuestros primeros años al volante. Por ello, lo más recomendable es acudir a un establecimiento especializado o a un concesionario.

Dependiendo del modelo que queramos

Si tenemos un modelo concreto en mente, deberíamos estudiar su posición en el mercado de segunda mano, ya que es posible que nos convenga más utilizar este método. Por ejemplo, puede que el coche que queramos mantenga su precio como coche nuevo pero lo haya reducido notablemente en segunda mano. En este caso, seguramente nos compense que el coche esté un poco más desgastado pero el gasto sea mucho menor. Lo mismo ocurre si el coche en el que hemos estado pensando tiene poca demanda, porque el precio de segunda mano bajara todavía más a pesar de que el vehículo se encuentre en perfectas condiciones. Por último, si ese modelo no se fabrica o se ha dejado de comercializar, comprarlo de segunda mano será nuestra única posibilidad.

Redactora especializada en Tecnología, Innovación y Motor

Te recomendamos

  Cómo obtener un licencia de concesionario para la compra venta de vehículos
  ¿Es rentable comprar y vender coches en España?
  Requisitos para montar un negocio de compraventa de coches de segunda mano en España